viernes, 30 de agosto de 2013

martes, 20 de agosto de 2013

LA MUSICA ESTALLÓ EN LAS CAÑADAS [artículo de Alfredo Zepeda en La Jornada del Campo]

La Jornada del Campo
La música estalló y las cañadas estrenaron alegría




Fiesta de Santa Cecilia FOTO: Alfredo Zepeda
por: Alfredo Zepeda González

Al amanecer del año 2000 una fiebre brotó en las alturas del municipio de Texcatepec, en la sierra del norte de Veracruz: la fiebre de las bandas de viento.

Sin señales previas, sin convocatorias de concurso, en la comunidad de La Florida un grupo de jóvenes solteros –y otros casados– rumiaron el pensamiento de averiguar el costo de las trompetas en Pachuca, Hidalgo. Allá mismo se fueron a trabajar de chalanes de albañil para juntar el dinero. Diez meses después ya habían ganado –entre todos– para tres trompetas, dos saxores, tres trombones, un bajo de pecho, los platillos, la tambora y la tarola. Lo principal de una banda entera. Con el nombre de Tres Girasoles, se estrenaron en su celebración patronal de La Virgen de la Candelaria, el 2 de febrero; acompañaron las procesiones de la fiesta y le tocaron El torito al castillo de fuegos de artificio.

El virus cundió y en ese 2001 ya se estaban organizando dos bandas más en la comunidad vecina de Nanthé y otras tantas en Boxizá; también despertó una banda semidormida en Pie de la Cuesta y nació otra más en N’kinhuá. El contagio se pasó a las comunidades de Debopó y Casa Redonda y cruzó el río Vinazco hasta la de Cerro Gordo. En cinco años, el número de bandas pasó de seis a 25.

A 11 años del estreno, cientos de bandas resuenan en las cañadas de la sierra y en todo el abanico de la Huasteca.

Con todo, las bandas de viento no son nuevas en la región. Desde hace décadas son elemento infaltable de las fiestas patronales. A Texcatepec llegaban –haciendo dos días de camino– las bandas de las comunidades de Tecapa y Atempa, del municipio náhuatl de Ilamatlán.

Las bandas de viento ya tienen historia en la región, y es que ya es la cuarta generación de la familia González que se dedica a reparar instrumentos de viento en el pueblo de Tlahuelompa, del municipio hidalguense de Tianguistengo. El bisabuelo aprendió el oficio hace 50 años y fue allí, porque ellos han recibido el espíritu, del mismo modo que los otomíes de San Pablito Pahuatlán tienen el aura en exclusiva para fabricar el papel amate con la corteza del jonote.

Lo nuevo, pues, del siglo XXI, es la proliferación explosiva de las bandas. Al principio en Texcatepec, pero luego también la fiebre cundió al municipio tepehua de Tlachichilco y a las estribaciones de la sierra en la huasteca veracruzana en Chicontepec, Ixhuatlán de Madero y Benito Juárez, y de allí Huautla y Atlapexco en la vecindad del estado de Hidalgo.

Sin embargo, es indiscutible que el trío huasteco es el emblemático de la región. Y el secreto de la fabricación de la guitarra huapanguera y de la jarana –distinta de la jarocha– se guarda en Tamazunchale, en Zacualtipán y en la comunidad náhuatl de Canto Llano, donde crecen las maderas de cedro blanco y rojo y de palo escrito. Sólo el trío puede reproducir la música de ‘Bei doni, la danza de costumbre que “llega al corazón”, dicen los otomíes.

La música de los tríos no ha mermado con las bandas, pero la novedad de la sierra es que los metales comenzaron a cantar multiplicadamente por donde quiera, con el aliento de los jóvenes indígenas y con el refuerzo de niños de ocho y de diez años retumbando la tarola y el bombo de 24 pulgadas.

Otro asombro: en la región no hay una sola escuela de música a la que los muchachos náhuatl, otomíes y tepehuas tengan acceso. Ellos se van a su milpa a las siete de la mañana, regresan a las cinco de la tarde y, luego de las tortillas con frijoles, se juntan en la casa del director de la banda a ensayar, hasta cercana la media noche. Alguno que sepa más los introduce en la práctica de cotejar las armonías. En seis meses de aprender, la banda ya está tocando en la procesión de la fiesta de los elotes. Son miles los que repiten este ritual de sistema educativo. Así van incorporando nuevos tonos para tocar, desde la música de la ofrenda y la de las alabanzas hasta los corridos, las rancheras y las nuevas cumbias con ritmo inculturado.

Todo el rango musical se recorre, y así se sabe que la identidad y la raíz no se pierden. Los chavos se tiñeron el cabello de verde brillante y amarillo seco, se colgaron aretes en los lóbulos y se elaboraronpiercing, pero el corazón queda intacto. Cuando se reúnen para tocar, caben juntos el Son del elote, con una versión del Toro Mambo y una más, con arreglos de K-Paz de la Sierra.

Los funcionarios de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) no entienden por qué –de repente– se quieren formar tres o cuatro bandas en una sola comunidad. Araceli Sampayo, la encargada de proyectos de cultura en Huayacocotla no logra hacer entender a sus jefes de más arriba que se trata de un movimiento cultural desde abajo. Porque en las oficinas indigenistas hay más afán por la ocupación ecoturística de las comunidades y por disfrazar el fracaso de proyectos productivos, desquiciados del contexto cultural de las comunidades.

Desde el año 2003 los jóvenes músicos de Texcatepec se organizaron en la Asamblea de Bandas que se reúne cada dos meses para tomar el pulso del movimiento, reflexionar sobre el paso de sus comunidades y preparar la fiesta de la Santa Cecilia. Cada año, el 21 de noviembre la santita viaja en andas a la comunidad en turno. En el 2012 la acompañaron 28 bandas, desde El Tomate a La Florida, la longitud del recorrido fue de dos horas y media. Durante éste, cada una le ofrendó sus tres piezas más ensayadas.

La radio comunitaria de Huayacocotla, la Voz de los Campesinos, es un eco que replica esta eclosión colectiva de los pueblos. En los programas El cantar del viento y Arriba bandas se desgrana el repertorio grabado directo en las cañadas de la sierra y los lomeríos de la huasteca. Allá en Nueva York lo escuchan también los migrantes otomíes en los audífonos del celular, mientras rebanan las lechugas en las cocinas del restaurante Neptune.

Los colectivos de bandas de viento son una expresión de la fuerza sorprendente de los pueblos y comunidades, en medio del abandono y la agresión de los gobiernos. Los jóvenes indígenas de nuevo se hacen visibles en los vericuetos de la discriminación y los engaños, e invasiones a cielo abierto de las mineras y los megaproyectos.

miércoles, 14 de agosto de 2013

La Arrolladora le entra al quite en el debate sobre la censura

A propósito de la controversia sobre los "narcocorridos" y las multas de Chihuahua, la "Arrolladora Banda el Limón" se declara a favor de la libertad de expresión en este rubro.

A continuación los enlaces a los diarios digitales donde se publican las declaraciones de los músicos de "La Arrolladora".
Piden no censurar los narcocorridos
Milenio.com
La Arrolladora Banda el Limón se pronunció por que no se ponga "trabas" a la música grupera y a los "narcocorridos". En autoridades de Chihuahua multaron a ...

La Arrolladora Banda Limón pide no poner trabas a "narcocorridos"
EFE
México, 7 ago (EFE ).- Los integrantes de la Arrolladora Banda Limón coincidieron hoy en que México vive actualmente una etapa de menos violencia y se ...

La Arrolladora pide no poner trabas a 'narcocorridos'
El Siglo Durango
La Arrolladora pide no poner trabas a 'narcocorridos' ... violencia y se pronunciaron porque no se pongan trabas a la música grupera y los "narcocorridos".

Arrolladora Banda el Limón a favor de narcocorridos
El Tiempo de México
Respecto a la censura de los narcocorridos en algunos estados del país, como en Chihuahua, la agrupación se pronunció a favor de ellos pues “son parte de la ...

Banda defiende los “narcocorridos”
El Tiempo Ecuador
Los integrantes de la Arrolladora banda el limón coincidieron en que México vive actualmente una etapa de menos violencia y se pronunciaron porque no se ...

Piden músicos de Guadalupe recurso retrasado de Mañanitas de abril | NTR Zacatecas .com

Piden músicos de Guadalupe recurso retrasado de Mañanitas de abril 
NTR Zacatecas .com

[nota de VÍCTOR MARTÍNEZ (ir al enlace para ver fotos)]

Guadalupe, Zacatecas.- Este lunes el sindicato de músicos se manifestó en las instalaciones del ayuntamiento para solicitar los apoyos que anualmente les dan por las Mañanitas de abril, pues hay retrasos desde el año pasado y este 2013.

Víctor Almanza Ramírez, líder sindical de la sección 339, explicó que si bien el apoyo es mínimo, el evento sirve para deleitar a las familias y como promoción para que los contraten en sus fiestas.

“Es una cantidad pequeña la que se nos debe de 2012, y también lo relativo a 2013. Las mañanitas se llevan del 1 al 30 de abril, que este año se llevó a cabo hasta el 12 de mayo”, expuso.

“La negligencia viene desde el licenciado Rafael Flores Mendoza (ex alcalde de Guadalupe), donde se generó la mala organización del ayuntamiento con el sindicato; y queremos continuar con la tradición que ha hecho por años el sindicato de músicos Fernando Villalpando”, añadió.

Recordó que parte de los grupos que integran el sindicato toman como “un escaparate publicitario” este evento anual para que la gente conozca la música.

Abundó que el apoyo del ayuntamiento ni siquiera es equivalente a los costos que les implica llegar al Jardín Juárez e instalar su equipo, pero que les sirve para solventar algo de ellos.

“Queremos que quede el antecedente para que la futura administración nos siga apoyando, para que las serenatas continúen”, detalló.

Argumentaron que desde hace más de 40 años realizan las mañanitas, y que incluso el retraso del año pasado puso en riesgo su puesta en marcha este 2013.

Tras una reunión con el alcalde Gilberto Álvarez Becerra, se logró que este lunes se diera el pago del 2012; mientras lo de 2013 será discutido el próximo 2 de septiembre.

Esperan que al ayuntamiento sí cumpla con los compromisos financieros de 2013 antes de que la administración saliente entregue el ayuntamiento, pues la entrega recepción se realizará el próximo 15 de septiembre.

“No creo que se logre, porque hemos batallado dos años con el pago de 2012”, dijo, tras insistir en la petición de que se cumpla con el compromiso del apoyo, pues de lo contrario podrían peligrar las mañanitas del 2014.

martes, 13 de agosto de 2013

Más sobre las multas en Chihuahua [incluye entrevista de María Celeste con Alfredo Rios en Telemundo 51]

Multa a "Komander" por narcocorridos | Telemundo 51 - Miami

Multa a "Komander" por narcocorridos
Telemundo 51 - Miami
En los últimos años algunos cantantes o miembros de grupos musicales que llegaban a interpretarnarcocorridos han sido asesinados, al tiempo que ...

MEXICO - Autoridades del norte de México, que buscan impedir la difusión de narcocorridos, impusieron una de las mayores multas conocidas a los organizadores de un concierto por haber permitido la interpretación de esas canciones con letras que glorifican a traficantes.

La ciudad norteña de Chihuahua multó con 100,000 pesos (unos 8,000 dólares) a los promotores de un concierto reciente de Alfredo Ríos, conocido como "El Komander" y uno de los principales representantes del estilo llamado "Movimiento Alterado", que se caracteriza por sus letras acerca de tiroteos, asesinatos y armas.

El subdirector de Gobernación de Chihuahua, Javier Torres, dijo a The Associated Press que la municipalidad tiene en marcha una estrategia con la que busca inhibir la interpretación de narcocorridos, que incluye la firma de convenios con los organizadores de conciertos que deben hacer un depósito previo de dinero, el cual pasará a las arcas locales en caso de que se interprete ese tipo de música.

Torres dijo que en el caso del concierto de "El Komander" los organizadores depositaron 100,000 pesos, los cuales serán utilizados por el municipio para comprar computadoras que se destinarán a centros comunitarios.

La ciudad de Chihuahua, capital del estado del mismo nombre, en los últimos años ha padecido la violencia del narcotráfico, con miles de muertos.

Torres dijo que la multa fue para los organizadores, no para el cantante.

"En el ambiente que se vive de violencia, no es muy conveniente la apología del delito", comentó.

"Esto también viene a alimentar ese tipo de cultura y sobre todo en la juventud, jóvenes que están en bachillerato y que ven ese tipo de alusiones al delito como muy atractivas", añadió el funcionario municipal, quien dijo que en el pasado ya se habían impuesto otras multas, aunque dijo no contar en ese momento con el número y los montos.

Y en el caso de "El Komander" no hay muchas dudas de que se glorifica la violencia y las drogas.

En una de sus canciones, "El Taquicardio" por ejemplo, celebra el alcohol y las drogas. "Vayan trayendo los botes p'agarrar la borrachera/ también tráiganse unas tontas pa' gozarlas de a de veras/ que no falte el aditivo saben que soy cocaína".

En otra, "Cuernito Armani", el cantante se refiere a un fusil de asalto de diseñador. "Cortaba cartuchos seguía rafagueando macizo/ montado en mi raptor no podía blanquear/ me traiban cortito no podía rajarme/ ya andaba emperrado tenía que matar", dice la canción.

Chihuahua se mantuvo entre 2008 y 2011 como el estado con mayor número de homicidios dolosos en el país, que en parte las autoridades atribuían a acciones del narcotráfico y el crimen organizado.

El Instituto Nacional de Estadística divulgó esta semana que en 2012 Chihuahua registró una disminución de un 39 por ciento en el número de homicidios respecto de 2011 al pasar de 4,500 a 2,783 crímenes.

Torres dijo no saber con precisión cuáles canciones entonó en el concierto, aunque aseguró que fueron entre cinco y seis que referían "a actos delincuenciales o narcocorridos o haciendo apología".

Omar Valenzuela Rivera, representante de "El Komander", dijo que a él no le notificaron ninguna multa.

"Si es que hubo una multa o alguna negociación lo hicieron directamente con el empresario del evento", comentó a la AP.

El representante aseguró que en el concierto del fin de semana pasado "El Komander" no cantó ninguno de sus temas en los que sus letras son muy crudas.

"Por respeto a las diferentes ciudades y por cuidar su vida misma, no vaya a ser que alguien se vaya a enojar, ya no canta muchas cosas", dijo Valenzuela, para quien el intento de prohibir los narcocorridos es una hipocresía.

"Los políticos pueden decir a la prensa que están prohibiendo... pero en el fondo es gran mentira... ellos mismos lo siguen escuchando", dijo y contó que incluso "los policías que te paran en la carretera te piden discos".

En los últimos años algunos cantantes o miembros de grupos musicales que llegaban a interpretar narcocorridos han sido asesinados, al tiempo que autoridades de algunas otras localidades han intentado prohibir ese tipo de música.